Dificultades de aprendizaje, Niños y niñas, Orientación a padres y docentes

Dislexia ¿qué es y cómo tratarla?

Dislexia: qué es y cómo tratarla en casa y en la escuela.

La dislexia es un trastorno en la adquisición de la lecto-escritura que se presenta en niños con un coeficiente intelectual normal, que no presentan problemas físicos que dificulten el aprendizaje.

Un niño/a comienza a leer primero reconociendo las letras y sus sonidos por separado, luego empieza a unirlos para formar palabras. Posteriormente forma oraciones. En el caso del niño con dislexia, se observa la dificultad de conectar la letra con el sonido, o para unir los sonidos en palabras. También pueden observarse complicaciones en el orden de la lectura de las sílabas o letras (cambian de lugar las letras: mapa = pama)

La principal consecuencia de la dislexia en un niño es un bajo desempeño académico, ya que la lectura es la herramienta fundamental en la escuela.

Es importante tener en cuenta esta situación para no forzar al niño más allá de sus límites, y evitar estigmatizaciones, baja autoestima, sentimientos de inferioridad y desánimo.

Tratamiento

El tratamiento que ha dado mejores resultados en este caso es el sobreaprendizaje, es decir, volver a aprender la lectoescritura pero adecuando el ritmo y la intensidad a lo que el niño puede hacer, trabajando siempre en superar los errores y propiciar los éxitos. La idea es hacer un “re-aprendizaje” correcto de la lectura y la escritura, para que sean percibidas por el niño como herramientas y no como fines en sí mismas.

¿Qué pueden hacer los papás de un niño con dislexia?

El papel más importante que tienen los papás es el de brindar apoyo emocional, aceptación y acompañamiento. El niño o la niña debe saber que sus padres entienden lo que le pasa y lo apoyan sin importar nada. Este apoyo y acompañamiento puede requerir que los papás deban dar explicaciones sobre lo que le está pasando y sus dificultades. El mensaje más importante que debemos tener siempre presente y transmitirle es que él/ella es inteligente, que siempre puede, y que ha hecho muchos esfuerzos para alcanzar las metas que ha logrado hasta ahora.

También es importante transmitirle siempre que se lo seguirá queriendo aunque vaya mal en la escuela (aunque parezca una obviedad, porque como papás aman a sus hijos, es importante ponerlo en palabras y que él/ella lo escuche de vez en cuando). Hay que evitar la ansiedad y preocupación por su desempeño escolar, para no transmitirle esa misma ansiedad.

Es importante desarrollar la autoestima, reforzando los aspectos positivos y aquellas cosas que el niño/a hace bien.

La principal dificultad es no caer en los límites de la sobreproducción ni del “vale todo”, sino encontrar un equilibrio entre la exigencia y lo que realmente puede hacer.

Otro aspecto importante se relaciona con aspectos de la vida cotidiana: confusiones con las horas, con el lugar donde se ponen las cosas, con el desorden, torpeza. Debemos ser muy pacientes en este aspecto, pero sin descuidar los límites y la guía de lo que esperamos de él en casa.

¿Qué se puede hacer en la escuela?

Como primera medida es fundamental reforzar la autoestima, ya que un niño/a con dislexia suele tener una autoestima baja y un pobre concepto de sí mismo por no poder alcanzar las metas escolares y “no poder hacer lo que hacen todos”.

También es muy importante evitar las estigmatizaciones. El niño no “es” disléxico, “tiene” dislexia. Parece un simple cambio de palabras pero influye mucho en la forma de relacionarnos con él. Debemos ponderar siempre los aspectos positivos, y destacar sus éxitos.

En cuanto a la tarea en sí, es importante establecer criterios definidos para su trabajo, en términos que el niño/a pueda entender. Es importante evaluar los progresos y no sólo el resultado final. Debemos tener en cuenta siempre que un trabajo perfecto, sin errores, puede estar fuera de sus posibilidades.

Es importante también utilizar instrucciones verbales sobre las instrucciones escritas. El niño/a comprende mejor lo que le decimos que lo que debe leer. Lo mismo aplica para las evaluaciones, tendrá un mejor desempeño en lecciones orales que en exámenes escritos.

Se deberá repetir la información nueva más de una vez, ya que, al estar comprometida la memoria a corto plazo, no bastará una explicación para que retenga en la memoria lo nuevo.

También el niño/a necesitará más tiempo del que acostumbramos dar a los demás niños, especialmente si la tarea a realizar es de copia del pizarrón.

Como aspecto final, sería bueno evitar que lea en voz alta frente a otras personas, ya que esto generará ansiedad y si se equivoca, puede llevar a un bloqueo y evitar la situación por todos los medios.

La dislexia es un trastorno que acompañará al niño/a a lo largo de su vida, pero con un adecuado tratamiento, una tarea conjunta entre profesionales, padres y docentes y un esfuerzo del niño, podrá superar las dificultades y atravesar la etapa escolar con éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s