Adolescentes, Adultos, Artículos, Niños y niñas, Orientación a padres y docentes, Varios

Memoria y memorias

Cuando una situación es importante para nosotros, es muy probable que la conservemos en la memoria por mucho tiempo, por el contrario, si es una situación neutra o que nos generó poco interés, la olvidaremos. Lo mismo ocurre con los aprendizajes: si aprendemos algo importante y significativo podremos recordarlo, de lo contrario, sólo lo tendremos presente en ese momento y después lo olvidaremos.

3-de-agosto_ejer-memoria

 

Pero hay diferentes tipos de memoria, las más conocidas son cinco:

  • Episódica: se relaciona con los acontecimientos en un contexto determinado, recordamos lo ocurrido en un lugar y tiempo.
  • Semántica: tiene que ver con el conocimiento sobre uno mismo y el mundo.
  • Perceptiva: tiene que ver con la percepción del mundo, es involuntaria y no depende de un contexto.
  • Operativa: es la que permite recordar información para poder realizar alguna actividad a corto plazo (por ejemplo, un número de teléfono para marcarlo inmediatamente)
  • Funcional: es la memoria de las secuencias motrices (por ejemplo, manejar un auto)

¿Cómo recordamos algo? Para codificar un recuerdo intervienen todos los tipos de memoria. Cuando ocurre algo, la codificación del recuerdo hace intervenir a la memoria perceptiva en primera medida (que es quien recibe la primera impresión), luego la memora semántica (las cosas percibidas adquieren sentido) y finalmente la memoria episódica, donde nos acordamos del contexto de lo que percibimos y recordamos.

Por otra parte, la memoria operativa está funcionando en todo momento, ya que mantiene presentes las informaciones que necesitamos en tiempo real para hablar, imaginar, reflexionar o calcular.

Finalmente, la memoria prcedimental se vincula con el aprendizaje y conservación de competencias: aprender a caminar, a tocar un instrumento, a manejar. Es independiente de los otros tipos de memoria

¿Por qué es importante tener en cuenta esto al momento de ayudar a un niño a aprender? Porque es fundamental que podamos diferencias aquellos aprendizajes que necesitan un sentido y significado, en los que deberán intervenir las memorias perceptivas, semántica y episódica, de los aprendizajes que requieren la sistematización de procesos, que necesita la memoria procedimental.

No es lo mismo el aprendizaje de el sonido de las letras que el aprendizaje de la lectura. Van de la mano, porque es necesario saber las letras para decodificar un texto, por en el aprender a leer se incluyen muchas experiencias que exceden la competencia lectora: comprender lo que se lee, el contexto de lectura, el placer por leer, el miedo a equivocarse, el proceso de incorporación, la ayuda de la maestra, padres y otros adultos.

Por eso cuando se habla de “aprender de memoria” como algo negativo, es importante destacar que debemos aprender de memoria, pero lo importante es el tipo de memoria que utilicemos. Si queremos lograr un verdadero aprendizaje, éste deberá ser significativo y contextualizado, para que dure a través del tiempo y sirva como sostén para la construcción de conocimientos más complejos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s