Artículos, Dificultades de aprendizaje, Niños y niñas, Orientación a padres y docentes

Dislexia: concepto y estrategias para el aula

¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

Etimológicamente la palabra dislexia quiere decir aproximadamente dificultades de lenguaje.  La dislexia es una Dificultad Específica de Aprendizaje (DEA), que es un término general que hace referencia a un grupo heterogéneo de trastornos que se manifiestan en dificultades en la adquisición y uso de las habilidades de escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o cálculo. Estos trastornos son intrínsecos a los individuos, presuntamente debidos a una disfunción en el sistema nervioso central y pueden tener lugar a lo largo del ciclo vital.

dislexia_db

La dislexia es una dificultad de aprendizaje basada en el lenguaje. La dislexia se pone de manifiesto en las personas que tienen dificultades lingüísticas, en particular con la lectura. Los disléxicos suelen tener dificultades con otras áreas relacionadas con el lenguaje, tales como ortografía, escritura y pronunciación de palabras. La dislexia afecta a las personas durante toda su vida, sin embargo, su impacto puede cambiar en las diferentes etapas de la vida de una persona. Todo ello nos lleva a que la dislexia se defina como una Dificultad Específica de Aprendizaje. La dislexia puede hacer que sea muy difícil para un estudiante tener éxito académico e incluso finalizar sus estudios, convirtiéndose en una cifra más del fracaso escolar dentro del sistema educativo. Por ello no es necesario que se les modifiquen los objetivos curriculares de las materias, pero sí que se les adecue la forma de acceder a esos aprendizajes y la manera de evaluar los contenidos.

Dentro de la definición de dislexia podemos dividir el concepto en cuatro apartados:

  1. La dislexia es un trastorno específico
  2. La dislexia es de origen neurobiológico
  3. La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura ligado al lenguaje
  4. La dislexia afecta a la ejecución lectora

¿Cuáles son los efectos de la dislexia?

La dislexia se manifiesta de forma distinta en cada persona. No hay un disléxico igual a otro. Varía en función del grado, de la oportunidad y de la eficacia de las terapias. La dificultad principal suele ser el reconocimiento de palabras y la fluidez en la lectura, la ortografía y la escritura. Algunos niños disléxicos logran aprender a leer pronto y no presentan graves dificultades en ortografía, sobre todo si han tenido un diagnóstico temprano, han sido tratados con una terapia de logopedia y si fuera necesario de psicomotricidad, todo ello junto con un buen método de aprendizaje; pero más tarde, según avanza la dificultad académica, surgen nuevos problemas a medida que se requieren habilidades lingüísticas más complejas, tales como la gramática, la sintaxis, la semántica, la comprensión de textos, el establecimiento de inferencias y la expresión escrita.

Las personas con dislexia pueden también tener problemas con el lenguaje hablado, incluso aunque se hayan educado en familias y colegios donde se utiliza un lenguaje con un alto nivel lingüístico. Pueden tener dificultades para expresarse con claridad, o para comprender plenamente el significado cuando hablan los demás. Tales problemas de lenguaje a menudo son difíciles de reconocer, pero pueden dar lugar a importantes problemas en el centro educativo, en el lugar de trabajo y en la relación con otras personas. Los efectos de la dislexia van mucho más allá de las aulas.

Siendo la dislexia en principio un problema de aprendizaje, acaba por crear una personalidad característica que en el aula se hace notar o bien por la inhibición y el retraimiento o bien por la aparición de conductas disruptivas, hablar, pelearse, no trabajar, como formas de obtener la atención o el reconocimiento que no puede alcanzar por sus resultados escolares.

 ASPECTOS SOCIALES Y EMOCIONALES

Los problemas emocionales comienzan a desarrollarse cuando empiezan con el aprendizaje de la lectura temprana que no coincidiendo la forma de aprendizaje o método de enseñanza utilizada con las necesidades de un niño disléxico en cuanto al aprendizaje. Con los años, la frustración aumenta conforme el resto de sus compañeros superan al estudiante con dislexia en las habilidades y dominio de la lectura.

Características de la personalidad

El niño disléxico presenta características de personalidad que a veces se atribuyen a otra cosa, pero que tienen que ver con su problema de aprendizaje, a veces como causa y otra como consecuencia. Así, es característico que destaquen estos niños por la falta de atención. Debido al esfuerzo intelectual que tiene que realizar para superar sus dificultades perceptivas específicas, suelen presentar un alto grado de fatigabilidad, lo cual produce una atención inestable y poco continuada. Por esta causa, los aprendizajes de lectura y escritura les resultan áridos, sin interés, no encontrando en ellos ninguna motivación que atraiga su atención.

Sus calificaciones escolares son bajas y con frecuencia son marginados del grupo y llegan a ser considerados (y a considerarse a sí mismos) como niños con retraso intelectual. Se producen a veces también mecanismos compensatorios como inadaptación personal. Es frecuente encontrar en los niños disléxicos una serie de rasgos que denotan cierto desajuste emocional, que en estudios realizados y en la práctica aparecen tres rasgos característicos: sentimiento de inseguridad, compensado por una cierta vanidad y falsa seguridad en sí mismos y en ocasiones terquedad para entrar en el trabajo y la motivación que requieren los tratamientos.

 

Imagen propia

La dislexia también puede afectar la autoestima de una persona. Los estudiantes con dislexia a menudo terminan sintiéndose “tontos” y menos capaces de lo que realmente son. Después de experimentar una gran cantidad de estrés debido a los problemas académicos, el estudiante puede desanimarse y decidir abandonar los estudios.

Los niños que tienen éxito en la etapa escolar, van a desarrollar sentimientos positivos sobre sí mismos y se van a sentir capaces de tener éxito en la vida. En cambio, los niños que sufren el fracaso y la frustración constante en la etapa escolar, se sienten inferiores a los demás, y ven que su esfuerzo no se ve recompensado, es un esfuerzo que nadie percibe, ni valora. Estos niños, en vez de sentirse fuertes, seguros, poderosos y capaces, se sienten impotentes e incompetentes en un entorno hostil donde no son capaces de controlar las situaciones, el entorno les domina a ellos

 

Actitudes que favorecen su autoestima

Los niños tienen más éxito cuando en su infancia temprana alguien ha mostrado con él una actitud extremadamente favorable y alentadora. Cuando el niño ha encontrado un espacio o lugar en el que puedan tener éxito. Los docentes pueden convertirse en un apoyo increíble y jugar un papel determinante en la vida del niño a través de:

  • Escuchar a los sentimientos de los niños. La ansiedad, la ira y la depresión pueden ser compañeros diarios para los niños con dislexia. Sin embargo, sus problemas de lenguaje a menudo hacen que sea difícil para ellos expresar sus sentimientos. Por lo tanto, los adultos deben ayudar a que aprendan a hablar sobre sus sentimientos.
  • Esfuerzo gratificante, no sólo “el resultado”. Para los estudiantes con dislexia, lo importante es valorar el progreso, “donde estábamos y a donde hemos llegado”.
  • Ante una conducta negativa no desalentar al niño con dislexia. Palabras tales como “perezoso” o “incorregible” pueden dañar seriamente la autoestima de los niños.
  • Ayudar a los estudiantes a establecer metas realistas para sí mismos. A muchos estudiantes con dislexia se les establece unas metas perfeccionistas e inalcanzables. Al ayudar al niño a establecer una meta alcanzable, los profesores pueden invertir el ciclo de fracaso, logrando el éxito.

Lo más importante para la educación de un niño es que pueda reconocer y disfrutar de sus éxitos. Para ello, él o ella necesita poder alcanzar el éxito en alguna faceta de su vida.

 

ESTRATEGIAS PARA EL AULA. CONSEJOS Y HERRAMIENTAS

Es importante identificar las adecuaciones académicas que sean necesarias para solicitar que los docentes las apliquen de manera generalizada en sus clases. Las siguientes recomendaciones intentan establecer un marco para ayudar a los estudiantes con Dificultades Específicas de Aprendizaje a alcanzar dentro del sistema educativo el éxito escolar:

  • Haga saber al niño que se interesa por ély que desea ayudarle. Él se siente inseguro y preocupado por las reacciones de la docente.
  • Establezca criterios para su trabajoen términos concretos que él pueda entender, sabiendo que realizar un trabajo sin errores puede quedar fuera de sus posibilidades. Evalúe sus progresos en comparación con él mismo, con su nivel inicial, no con el nivel de los demás en sus áreas deficitarias. Ayúdele en los trabajos en las áreas que necesita mejorar.
  • Déle atención individualizadasiempre que sea posible. Hágale saber que puede preguntar sobre lo que no comprenda.
  • Coloque al estudiante cerca suyo, del pizarrón, o en el área de trabajo y lejos de los ruidos, materiales u objetos que le puedan distraer.
  • Fomentar el uso de agendas o calendarios de trabajo.Los estudiantes pueden utilizar los calendarios para registrar las fechas de entrega de los deberes o de los exámenes. Pueden ir anotando en las agendas las lecciones explicadas en el aula y por qué parte van.
  • Asegúrese de que entiende las tareas, pues a menudo no las comprenderá. Divide las lecciones en partes y compruebe, paso a paso, que las comprende. Puede comprender muy bien las instrucciones verbales.
  • La información nueva, debe repetírsela más de una vez, debido a su problema de distracción, memoria a corto plazo y a veces escasa capacidad de atención.
  • Puede requerir más prácticaque un estudiante normal para dominar una nueva técnica.
  • Necesitará ayuda para relacionar los conceptosnuevos con la experiencia previa.
  • Déle tiempo: para organizar sus pensamientos, para terminar su trabajo. Si no hay apremios de tiempo estará menos nervioso y en mejores condiciones para mostrarle sus conocimientos. En especial para copiar de la pizarra y tomar apuntes.
  • Es importante el uso de tamaños de fuente más grandesy aumentar el espaciamiento de secciones.
  • Combinar la información verbal y visuala la vez.
  • Escribir los puntos claveo palabras en la pizarra antes de la explicación.
  • Alguien puede ayudarle leyéndole el materialde estudio y en especial los exámenes. Muchos disléxicos compensan los primeros años por el esfuerzo de unos padres pacientes y comprensivos en leerles y repasarles las lecciones oralmente. Si lee para obtener información o para practicar, tiene que hacerlo en libros que estén al nivel de su aptitud lectora en cada momento.
  • Evitar la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Hacerle notar sólo aquellos sobre los que se está trabajando en cada momento.
  • Si es posible hacerle exámenes orales, evitando las dificultades que le suponen su mala lectura, escritura y capacidad organizativa.
  • Tener en cuenta que le llevará más tiempo hacer las tareas para casaque a los demás alumnos de la clase. Se cansa más que los demás. Procurarle un trabajo más ligero y más breve. No aumentar su frustración y rechazo.
  • Es fundamental hacer observaciones positivassobre su trabajo, sin dejar de señale aquello en lo que necesita mejorar y está más a su alcance. Hay que elogiarlos y alentarlos siempre que sea posible.
  • Es fundamental ser consciente de la necesidad que tiene de que se desarrolle su autoestima. Hay que darles oportunidades de que hagan aportaciones a la clase. Evite compararle con otros alumnos en términos negativos. No hacer jamás chistes sobre sus dificultades. No hacerle leer en voz altaen público contra su voluntad. Es una buena medida el encontrar algo en que el niño sea especialmente bueno y desarrollar su autoestima mediante el estímulo y el éxito.
  • Hay que considerar la posibilidad, como se ha dicho antes, de evaluarle con respecto a sus propios esfuerzos y logros, en vez de avaluarle respecto de los otros alumnos de la clase. (Es la misma filosofía de las adaptaciones curriculares). El sentimiento de obtener éxito lleva al éxito. El fracaso conduce al fracaso (profecía que se auto-cumple).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s