Artículos, Niños y niñas, Orientación a padres y docentes, Varios

Generalidades de nuestros niños y niñas hoy

Mucho se habla respecto a los cambios que se han producido en los niños y las niñas en los últimos años. “Antes los chicos eran distintos”, “en mi época no nos animábamos  a hacer eso” “mis padres no me daban esa libertad” son algunas de las frases más comunes que escuchamos en las escuelas.

Como todo, podemos trazar generalidades respecto a los niños y niñas, pero cada caso y cada familia es particular. Sí podemos coincidir en que se observan algunas características de manera más común que antes eran extraordinarias.

Primero, destaquemos los aspectos positivos que podemos ver en las escuelas:

  • Son niños y niñas críticos y reflexivo.

  • Muestran valores como solidaridad, son sensibles, curiosos e inteligentes.

  • Tenemos niños en edades evolutivas diferentes, desde muy pequeños hasta pre adolescentes.

  • Con acceso a la tecnología.

  • Motivados a aprender y demandantes de actividades.

Podemos mencionar también algunos aspectos negativos que se observan cada vez con más frecuencia:

  • Son niños y niñas ansiosos y que demandan atención constante.

  • Tienen baja tolerancia a la frustración y pueden tornarse agresivos en algunas situaciones.

  • Son niños y niñas muy ocupados con actividades extraescolares, lo que los cansa y les resta tiempo para realizar las tareas escolares.

  • Con acceso a redes sociales de manera irrestricta.

  • Con varios hogares, pero “sin hogar” (escuchamos casos de niños que hablan de la “casa de mi mamá” o “la casa de mi papá” pero no de “mi casa”)

  • Con mucho poder de decisión, hasta en aspectos que son responsabilidad de los apdres.

  • Con manejo de mucha información “de adultos” que los angustia (aspectos legales y judiciales, problemas familiares, etc).

  • Con acceso a posibilidades de viajar ya sea por deporte o por otros aspectos sin sus familias.

¿Cómo podemos trabajar en este nuevo escenario? Será fundamental en primera medida ver a cada niño como un ser único, dentro de un grupo familiar y en un determinado momento histórico. Por lo tanto, debemos trabajar en conjunto con la familia, buscando estrategias que permitan formar una fuerte alianza, compartiendo valores y objetivos. Contener al niño, comprenderlo y ayudarlo a expresarse, a manejar sus emociones, a poder poner prioridades será un elemento fundamental para lidiar con las dificultades que puedan surgir día a día por los cambios históricos que atravesamos.

serveimage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s