Apoyo escolar, Artículos, Dificultades de aprendizaje, Orientación a padres y docentes, Varios

Las consignas claras… importante en la escuela y en el consultorio

La consigna

La consigna tiene un papel fundamental en el proceso de aprendizaje de las alumnas y los alumnos en el marco escolar y de las y los pacientes en el ámbito de la clínica, porque orienta el recorrido que se debe realizar para construir el conocimiento.

Es una herramienta que permite orientar el proceso cognitivo y desarrollar las estrategias de aprendizaje. Por eso, es necesario preguntarnos: ¿Qué papel ocupan las consignas en nuestro trabajo?, ¿qué entiendo yo por “consigna”?, ¿cuáles serán las actividades que deberán realizarse para resolverlas?, ¿qué recursos, tiempos y habilidades requieren?

Producir consignas nos demanda un trabajo cognitivo que requiere pensar detenidamente en cómo se las formula, el tipo de operación mental que la persona tendrá que realizar, las posibles estrategias que podría usar: en suma, qué destrezas estarían implicadas.

¿Qué son las consignas?

Como dice Maite Alvarado (1997), la consigna “conjura el temor a la página en blanco”, es decir, si no hay un tema, un procedimiento, un género al cual circunscribirse, se corre el peligro de proponer demasiada libertad y que ella produzca silencio. Es necesario considerar a la consigna como “valla y trampolín”, “valla” en el sentido de cierta restricción y “trampolín” en el sentido de disparador, que abre hacia ciertos universos y a la vez acota en relación con ellos. En nuestras aulas y consultorios se construye un espacio socio-discursivo específico” porque en él se observan determinadas interrelaciones entre pensamiento y lenguaje; se construyen los conocimientos humanos, las condiciones donde este conocimiento es presentado y puede constituir un factor de desarrollo o pensar el tipo de desarrollo que se busca, es decir, ¿qué?, ¿para quién? y ¿para qué?

¿Para qué llevamos consignas?

Para promover el aprendizaje los profesionales en educación plantean diferentes tipos de actividades que están vehiculizadas a través de las consignas, sin embargo, los autores coinciden en que las consignas cumplen un rol fundamental como mediadoras de los procesos de aprendizaje. Son la herramienta con la que se cuenta para orientar el esfuerzo cognitivo y las estrategias de aprendizaje. Desde un enfoque pedagógico Zakhartchouk (Op. Cit. en Barrera y Otros, 2010) en sus trabajos nos dice que la comprensión lectora de consignas es una “capacidad metodológica” a ser aprendida. Se considera por esto “la operación intelectual en la que se descompone una tarea” que si esto no sucede, seguramente no existirá aprendizaje. Esto quiere decir que así como disponemos de un momento para explicar un tema también debemos tomarnos un tiempo para explicar las consignas, sin que esto signifique que ‘daremos las respuestas’.

La elaboración de las consignas demanda un trabajo intelectual por parte del profesional, pero en ocasiones no se le atribuye la importancia que merece. La confección de la misma requiere pensar, entre otras cosas, en la forma correcta de redactarla, en el tipo de operación mental que se tendrá que desarrollar para apropiarse de un determinado contenido, en las posibles estrategias que podrá emplear, cuáles se quiere propiciar, en el tipo y la cantidad de información necesaria para que pueda resolverla, etc. ¿Para qué llevamos consignas al aula o al consultorio? ¿Hacemos consignas para evaluar o para desarrollar capacidades y destrezas? ¿Cómo manejamos la dupla acreditación de conocimientos – desarrollo de capacidades? Si bien desarrollar capacidades en los niños y niñas es seguramente el objetivo, muchas veces, por acreditar esos saberes terminamos perdiendo el rumbo y damos más peso a las consignas que reproducen conocimiento y nos quedamos en las preguntas de respuesta literal.

Podemos tomar como referencia el siguiente cuadro (aplicable también para el ámbito clínico):

mkikijhfbbkjoeji

Es muy importante tener en claro qué queremos al momento de plantear las consignas. Si nuestro objetivo es ayudar a un/a alumno/a o paciente a buscar información, propondremos preguntas literaes. Si el objetivo es que analice un texto o situación más allá de lo que aparece escrito, buscaremos preguntas inferenciales. Ahora, si queremos apuntar a operaciones más complejas, donde les pedimos que comprendan y opinen sobre un tema, nuestras preguntas deberán ser de tipo críticas.

Las consignas son el punto de inicio de muchas tareas, teniendo en claro qué buscamos y generando enunciados claros, alcanzaremos nuestros objetivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s